La formación de la formación del profesorado

“¿Cómo? ¡¿Estaba abierta la Universidad?!” Esta fue la pregunta que me desmontó completamente. ¿Cómo que si estaba abierta la Universidad? ¿Es que a caso la Universidad cierra algún día? -Bueno, obviamente sí- pero por lo general en el centro donde cursé mis estudios superiores no tenía por costumbre cerrar puertas los fines de semana ¡Y menuda suerte teníamos! Los montones de prácticas se amontonaban en los talleres mientras mirabas de reojo la fecha de entrega (Sobre cinco, no recuerdo en ningún caso haber entregado ninguna a tiempo).

Esta pregunta despertó en mi interior, una necesidad imperiosa de escribir sobre un tema que yacía latente en mis adentros, Magisterio.

Antes de que se me acuse injustamente de ser partidista y de no respetar a los demás, me gustaría exponer mi punto de vista, y si por lo que puedo ver sigues leyendo estas lineas, es probable que hasta te interese lo que voy a decir.

En este tema, “lo fácil” es criticar al maestro. En nuestras esferas es recurrente el uso del vocablo “magisterio” como algo tremendamente fácil. Expresiones del tipo: “Qué vida más fácil tienen”, “No trabajan nada” “Eso lo hace cualquiera” o mi favorita: “Si no sabes qué estudiar métete a maestro”. 

Bien, vayamos por partes, es importante para este ejercicio el hecho de que mi crítica va enfocada única y exclusivamente a sus peofesores -Los profesores de los peofesores… Suena raro ¿Verdad?- En definitiva son ellos los culpables de haber convertido tan loable profesión en un nido de gente sin vocación cuya única motivación para estudiar magisterio es porque ES FÁCIL. Y no debería.

Esta gente son los responsables DIRECTOS de acompañar en el camino hacia la madurez a los futuros corizantes de nuestro país. El futuro DIRECTO de España. 

Los auténticos maestros, gente queestá en Magisterio por vocación, no paran de repetirlo: “La carrera debería ser más difícil” pero claro, chocan contra un sistema que lleva ya asentado demasiado el tema, igual que el de los funcionarios. Aunque esto último, claro, ya da para un post él solito.